5 años no son nada…

24 septiembre 2016

Hoy tuve la intención, después de muchísimo tiempo, de romper la inactividad de este noble e intrascendente sitio. Pensé en escribir muchas cosas; del pintoresco movimiento “No + AFP”, de los variados frescos de raja caídos en desgracia últimamente como ME-O, Dávalos, Longuiera… bueno, en general casi toda la Nueva Mayoría y casi todo Chile Vamos… del ascenso de Guiller, de la calamitosa performance de Doña Bachelé y su escuálido apoyo en las encuestas, en fin…

No obstante lo anterior, las ganas se me comenzaron a diluir cuando, producto del largo abandono del sitio, y mis sucesivos cambios de PC, me demoré mucho en encontrar la clave de acceso. En ese momento -lo confieso- la flojera me invadió. Luego pensé, bueno, da lo mismo lo que escriba, si total Shile es un país totalmente recursivo, por ende siempre pasan más o menos las mismas cosas una y otra vez (por eso es que tenemos de presidenta a Doña Bachelé, y los candidatos que hoy se perfilan para sucederla son nada menos que Ricky Lakes y Don Tatán).

Así que finalmente desistí de seguir redactando esta entrada, y como los temas respecto de los que escribí entre 2009 al 2011 siguen siendo en esencia los mismos, ud, el amable lector puede volver a leerlos y constatar alegre o depresivamente que 5 años no son nada…

Saludos

V

 

Anuncios

HidroAysén, el debate “ecológico” donde lo único verde son los pacos.

3 junio 2011

Que duda cabe, HidroAysén desde hace rato ha sido el tema de moda, los usuarios de las redes sociales lo enarbolan a diario como tema de debate aunque normalmente con más pasión que argumentos técnicos sólidos. Miles han salido a la calle a manifestar su reprobación (usualmente terminando a palos y piedras con los pacos y dejando la cagá en la vía pública) contra esta verdadera encarnación del mal que a estas alturas parece ser este proyecto.

A mi juicio el caso de HidroAysén es más interesante política y socialmente que incluso en el plano de lo estrictamente técnico ambiental.

Mirando desde el punto de vista social

Súbitamente para muchos de la manga de ecologistas part-time que al igual que el caso Barrancones, suelen reproducirse como Gremlins en instancias como esta, resulta que pareciera que para dejarlos a todos contentos, ahora pretenden que la energía la saquemos del sombrero de un mago. Dicen entender que se necesita la energía, pero ninguno de los métodos de generación pareciera gustarles, peor aun, no hacen ninguna propuesta técnica elaborada, solo vociferan por energía renovable no convencional sin hacer ni delinear ninguna alternativa seria y viable.

Seamos claros, echar la foca contra HidroAysén ya se convirtió en una postura mainstream, y cuando el mainstream ya está instalado, siempre termina por captar a la gallá para sumarse a la tendencia mayoritaria, incluso cuando dicha gallá no tiene cresta idea de lo que se trata, o peor aun, cuando ha formado su opinión a través del resultado comunicacional que indica que hay que oponerse cierta weá, simplemente se dice que la weá es mala, porque destruye el medioambiente, porque un puñado de giles de forra –aun más- en plata, o simplemente porque hay que huevear por algo.

No me malentiendan, respeto a los ecologistas, pero a los ecologistas de verdad, no a la manga de aparecidos que reclaman sin entender media palabra respecto de la causa que dicen defender.

Pero cuidado! Aquí hay una verdadera ensalada rusa de temas revueltos y pocos así lo entienden. Quién crea que toda esta escandalera de protestas y reclamos es solo por HidroAysén y por la destrucción de un pedazo de la Patagonia que casi ninguno de los giles que protesta se ha tomado la molestia siquiera de conocer, es que está muy perdido y no cacha nada.

Acá a mi juicio hay algo de fondo, este movimiento global no es solo por HidroAysén, pienso que más bien eso es solo el detonante para mover fuerzas y descontentos que son mucho más profundos, y que tienen que ver más con un malestar hacia el sistema social imperante que contra una simple hidroeléctrica, como muchas que ya existen, y como muchas otras que a pesar de los ecologistas seguirán existiendo.

Insisto en pensar que el problema es más profundo y menos simplón de lo que muchos ven, la sociedad en el mundo en general ha estado dando muestras de lo que los siúticos llaman “empoderamiento”, España con la protesta de los indignados, Egipto sacando a Mubarak del poder. Esto va más allá de tendencias políticas particulares o grupos de poder, de hecho en Chile claramente la clase política, particularmente la Concertación, no ha podido sacar provecho de esta expresión ciudadana, es más, la misma ciudadanía opta por mantenerse lejos de la influencia político partidista, muestra de ello es la escuálida aprobación que tienen hoy en Chile las coaliciones políticas tanto de derecha como de izquierda.

Será el inicio de un movimiento que reestructure a gran escala el funcionamiento de nuestra sociedad o solo será un berrinche? Solo la aparición de gente inteligente y preparada que encauce correctamente estas fuerzas y el tiempo lo dirán.

Mirando desde el punto de vista político

Acá la cosa está color de hormiga para los inquilinos de La Moneda. Piñera a mi juicio cometió un garrafal error previo por buscar complacer a la gallá vociferante en el caso Barrancones, allí mediante el recordado telefonazo utilizó la discrecionalidad para trasladar dicha termoeléctrica desde Punta de Choros, es por eso que hoy la gallá espera que haga algo similar con HidroAysén, el problema es que desde el gobierno han tratado de vender la pescá con el discurso de “respetar la institucionalidad”, pero resulta obvio que Piñera ahora no se puede refugiar en ese discurso, pues la institucionalidad a la que ahora apelan, él mismo ya la se la pasó por el culo anteriormente.

El aprieto político para el presidente-inversionista y sus boys no es menor, con un bajísimo porcentaje de aprobación en las encuestas que es para ponerse a llorar a gritos, con minoría de votos tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, y con una oposición creciente, que para colmo de males no está encarnada en su rival político, la Concertación, sino que en la propia ciudadanía. Si el amable lector no me cree, lo invito a  mirar las encuestas, la oposición al gobierno es mucho mayor que la aprobación de la Concertación (que está tanto o más cagada que el mismo gobierno). En este contexto la tentación para Piñera de hacer una movida populista y sacar un conejo del sombrero suspendiendo HidroAysén debe ser demasiado grande. Aunque todos digan lo contrario los gobiernos viven de su popularidad, así como la TV vive del rating, y este gobierno en ese apartado necesita urgentemente un respirador artificial.

La poca prolijidad política como Hinzpeter declarando que le parece necesaria la aprobación de HidroAysén horas antes que los seremis, de los cuales él como Ministro del Interior es jefe voten el proyecto es impresentable. Escasa coherencia en el discurso como el caso de Piñera con su actuación pa’ la galucha en al caso Barrancones, misma que hoy lo tiene amarrado,  sospechas de poca rigurosidad en la evaluación técnica del proyecto, y una concertación atacando agresivamente incluso olvidando el monumental tejado de vidrio que en materia ambiental sus gobiernos pasados tienen.

Todo esto configura un muy poco sexy panorama para un gobierno que se suponía de excelencia, que nos ofreció una “nueva forma de gobernar”, pues bien, hasta el momento estamos presenciando “la misma forma de siempre de gobernar”, y convengamos que para hacer las cosas como siempre, es decir mediocremente, la Concertación tiene por lejos mucho más know how.

Saludos.

V

Semana Santa: entre la TV y los huevitos de chocolate

21 abril 2011

Que maravillosa que es la llamada Semana Santa. De verdad siento que por estas fechas la gallá hasta se pone más buena, más caritativa, más penitente. Supongo que debe ser por esas películas de Jesús que pasan todos los putos días en la TV abierta una y otra vez, a toda hora, sagradamente como todos los años.

Viéndolas por enésima vez, volvemos a vibrar y nos emocionamos con los milagros de ese Jesús con pinta de modelo, de ojos azules y expresión distante; puteamos a Pedro por haberlo negado tres veces y a Judas Iscariote por haberlo vendido a cambio de unas monedas (Ud sabe, así es el mercado); odiamos a la manada de giles que grita “Barrabás, Barrabás!” y a esos malditos fariseos que eran como los UDI de la antigüedad. Después viene la crucifixión, esta nos impacta con el aporreo y la sacada de cresta que se lleva Jesús, el cual gracias a Mel Gibson podemos ver explícitamente, con harta sangre, a todo color, y hasta en HD. Luego el entierro, y por último la resurrección que nos hace quedarnos con la mirada clavada en la pantalla y los ojos llorosos.

Tal vez es por semejante nivel de recogimiento espiritual, que tanto fervoroso feligrés sale de santiago este fin de semana largo con rumbo a la playa, el campo o la cordillera: para reflexionar junto a sus seres queridos, haciendo penitencia dándose un festín de pescados y mariscos junto con litros de algún licor que haga más llevadero semejante recogimiento moral y espiritual.

Esto no deja duda alguna respecto de lo practicante y consecuente que demuestra ser el shileno respecto de su fe, y su religión… el clásico “católico a mi manera”

Sin embargo, como he visto por ahí, hoy en día se estila ser agnóstico porque es más “ondero”. Yo también me he declarado ateo no pocas veces, y me he enfrascado en aquellas discusiones religiosas con grandiosos, inteligentes y elaborados argumentos del tipo: “no creo en Dios, porque si Dios existiera no habría tanta hambre ni miseria ni guerras en el mundo, y no se morirían tantos niños en África”, etc., etc. Pero según la FAO (Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación), el mundo produce comida para 12 mil millones de personas al año, y somos apenas 6 mil millones. Es decir que Diosito nos bendice con el doble de la comida que necesitamos. El problema es que la distribución y los precios están en manos del mercado y de la Bolsa de Materias Primas de Chicago, o sea, en manos del Diablo como diría un comunacho. Así que no le echemos la culpa de todo a Dios. Además, ser anti-mercado, anti-capitalismo y anti-imperialista también solo una pose “ondera”, porque quienes vociferan en esta pará suelen ser mandriles que con cuea conocen el SII.

Volviendo al tema, decía que Semana Santa es un periodo de recogimiento y reflexión muy bonito. La gallá se esfuerza tratando de no decir garabatos, deambulan por las calles con expresión reflexiva y casi penitente, y el viernes, por supuesto, no comen carne. No hay problema en ser el hijo de puta más grande sobre la tierra, un maldito estafador, adúltero y mentiroso durante todo el año, pero el viernes santo no comen carne, porque es pecado. Me pregunto si la montonera de curas actualmente acusados por abusos sexuales a menores de edad se abstendrán también de comer carne el viernes santo. Yo creo que sí, al fin y al cabo les quedan los otros 364 días para saciar sus perversiones y chantajear con la fe y la doctrina de la “santa” iglesia católica a sus víctimas.

El sábado seguimos mirando más películas de Jesús y Noé y Moisés -a esas alturas ya da lo mismo quien chucha sea, porque total todos usan túnica y barba-. Los que tienen guata firme podrán ver La Pasión de Cristo entre el cable y la TV abierta unas 2 o 3 veces por día, dependiendo de cuán sádicos sean. Se trata de la versión postmoderna de la vida de Cristo, hecha para una generación acostumbrada a ver sangre en la tele mientras toma tecito, por lo que –al igual que el empresariado shileno- su capacidad para conmoverse ante el dolor ajeno es muy poca. Mel Gibson no deja a nadie indiferente, y aunque su Jesús no tenga tanta pinta de modelo ni tenga ojos azules. Quien no se haya sentido tocado por este largometraje es un sucio insensible o una vieja de la Fundación Pinochet.

Finalmente llega el domingo y celebramos la resurrección… con huevitos de chocolate.

Más de alguien debe haberse preguntado qué chucha tiene que ver eso con la resurrección de Jesús. Pero ya saben que cada festividad debe implicar la compra de alguna mercancía, así que no pregunten. Nosotros estamos hechos para comprar, no para preguntar por qué. No ven que luego vienen los cuestionamientos y comenzamos a pensar, y eso es peligroso para la sociedad, el stablishment, y el modelo económico.

De todas maneras, me di la paja de buscar en internet el origen de esta tontera de los famosos huevos de pascua, sin llegar a explicaciones del todo satisfactorias. Una explicación era que colonos alemanes exportaron la costumbre a Estados Unidos, quienes, con el tiempo, la adoptaron como propia y la impusieron al resto del mundo como suelen hacerlo con todas sus fiestas, sus empresas, y su política exterior.

Se supone que el huevo es algo así como un símbolo de nacimiento, de la llegada al mundo de una nueva criatura. Pero nosotros no somos pollos ni salimos de un cascarón. De hecho, si esa fuera la razón, y para ser rigurosos, deberíamos usar otro objeto para simbolizar el nacimiento… sólo que en honor a la verdad no sería muy estético ni muy elegante, sobretodo por el fuerte olor del marisco.

Pensándolo bien, mejor nos quedamos con los huevitos de chocolate.

Saludos.

V

Los secretos de la Tía

9 marzo 2011

Mi tía Verónica enviudó hace dos años o poco más. A su esposo Ernesto le dio un infarto mientras fornicaba en un hotel con una prostituta de lujo. La noticia hasta salió en el diario, en las páginas policiales.

La copucha era demasiado buena y se esparció rápido, era inevitable. Mi pobre tía quedó hecha bolsa. Ya era una mujer mayor, de casi sesenta años. Había dedicado toda su vida a servir y cuidar a su marido, y de pronto se le murió así, con escándalo policial sobre el cuerpo cálido de una mujer alquilada.

La tía Verónica guardó luto riguroso. No salió de su casa durante un mes. Tenía miedo de que sus amigas del club, de la parroquia, de los naipes, se burlasen de ella porque todos supieron que el tío Ernesto, un empresario respetado, colapsó jadeando sobre una prostituta jovencita en el hotel Sheraton. Ella, mi tía, había sido muy religiosa toda la vida, de misa todos los domingos sin falta, y de rezarle a la virgen del carmen y a una legión entera de santos. Pero cuando su marido murió en tan bochornosas circunstancias, sufrió una crisis de fé y dejó de rezar.

Un domingo, sin embargo, regresó a la iglesia de Vitacura. Como siempre, se encargó de pasar la canasta de la colecta. Al terminar de recoger las donaciones de los fieles, sufrió un impulso ciego, repentino. Entró a la sacristía con la canastita, vació todos los billetes y monedas en sus bolsillos y se retiró encantada, eufórica, invadida por una felicidad plena y rotunda que no había sentido en años, quizá en décadas, o tal vez nunca.

En ese momento, la tía Verónica descubrió –nunca es tarde para saber la verdad– que era atea y cleptómana. Desde entonces, se dedicó a robar con astucia y muy piola, por puro placer, siguiendo los oscuros dictados de su voz interior.

Era una mujer rica, acomodada, que no necesitaba dinero. Robaba porque la hacía feliz, porque era una manera de sentirse libre, de emanciparse de todas las obligaciones estúpidas a las que se había condenado toda su vida para ser y parecer una mujer decente, honorable, respetada. Robaba porque ya no le interesaba ser una mujer decente. Quería ser feliz. Y nada la hacía más feliz que robar.

Dentro de las variadas modalidades de hurto que practicaba –en el supermercado, en ciertas tiendas exclusivas, en casas de algunos de sus familiares, a los que secretamente empezaba a aborrecer–, la que más le excitaba era robarle a sus amigas de toda la vida, con quienes jugaba cartas una vez por semana. Las reunía en su casa, les daba comida y tragos, y, fingiendo que iba al baño, entraba al cuarto donde ellas habían dejado sus bolsos, sus carteras, y sus abrigos, y se extasiaba robándoles un billetito o dos con suma delicadeza y discreción, para que no la fueran a cachar.

Un día cualquiera, sin explicación alguna, la tía Verónica se compró una moto. Siempre, desde muy joven, había escondido esa fantasía, la de montar una moto roja y veloz, y ahora había llegado el momento de concederse ese gustito largamente postergado.

Como tenía buen estado físico, pues nadaba todas las mañanas en la piscina de su casa y nunca había fumado ni tomado mucho alcohol, aprendió sin dificultades a andar en moto. Era feliz surcando las calles, acelerando, haciendo rugir su moto, sintiendo cómo el viento le despeinaba las canas. Porque la tía Verónica no usaba casco, le parecía una mariconada, y había dejado de teñirse el pelo.

Andando en moto por Reñaca, un muchacho tuvo la osadía de ofrecerle marihuana, y la tía Verónica decidió, por qué no, fumarse un porrito. Esa tarde, sentada sobre su moto, detenida en una curva, mirando el mar, algo cambió radicalmente en su vida. La tía descubrió que al igual que robar, fumar marihuana le procuraba unos placeres secretos, inesperados. Y empezó a fumarla con la misma devoción con la que antes cuidaba abnegadamente a su marido.

Como se había vuelto tan independiente y ahora gozaba de estar sola y entregarse a sus vicios privados, ya no le interesaba participar de las reuniones familiares, visitar a sus hermanas, asistir a los bautizos, primeras comuniones y cumpleaños, llevarles regalos a sus nietos. Descubrió –y no lo ocultaba– que los niños la irritaban de un modo insoportable. No tenía vergüenza de decir a gritos: “Qué niño tan mal criado, ¿quienes son los papás de este niñito?”, incluso si no conocía al niño ni a su familia.

Cuando sus amigas celebraban el nacimiento de un bebé y decían que era precioso, que tenía la nariz del padre o los ojos de la madre, esas cosas que suelen decir las mujeres contemplando a un bebé, ella se impacientaba y decía: “Todos los bebés son iguales, tienen la cara hinchada, y además no sé por qué las mujeres siguen pariendo, si el mundo es una mierda”.

Como mi tía Verónica decía esas cosas, la gallá se escandalizaba, y como ella ya no estaba para aguantarle huevadas a nadie, dejó de ir a los eventos familiares y se encerró en su mundo, aunque ocasionalmente participaba de alguna actividad social (principalmente bodas) con el escondido propósito de desvalijar a los anfitriones y llevarse algún cenicero de plata, algún billete arrugado, alguna chuchería fina que le entrase discretamente en los bolsillos.

Esos años, sus años de atea, cleptómana, motociclista, fumadora de hierba y enemiga de los niños, fueron los más felices de su vida, y sólo fueron ensombrecidos por la culpa de haber descubierto tan tarde su verdadera identidad, después de tantos años de sumisión y sometimiento a las reglas no escritas del honor social.

Una mañana de verano, serpenteando por el camino de Viña a Reñaca, presumiblemente bajo los efectos de un porro de marihuana, la tía Verónica perdió el control de la moto y rodó por los acantilados. La Policía cubrió su cadáver con las hojas del mismo diario que, un par de años atrás, hizo un festín con la historia de la muerte del tío Ernesto.

En sus bolsillos encontraron dos joyas (que luego se descubrió que pertenecían a sus amigas de los naipes), chocolates y chicles (que había robado esa tarde de una Copec), una bolsa de marihuana y un papel con el teléfono de un muchacho llamado Oscar, que prestaba servicios sexuales a domicilio.

Te echaremos de menos, tía querida.

Saludos.

V

El 2012, ciencia y charlatanería fusionadas

7 febrero 2011

Confieso que soy un asiduo de las fuentes de información no pertenecientes al mainstream, pero eso tiene una complicación, hay mucha basura allí, mucho mito, muchas contradicciones y tergiversaciones que hacen que la información, que en su origen fue real, termine oliendo a charlatanería barata.

Particularmente y desde siempre, me he interesado en los fenómenos astronómicos, los encuentro absolutamente fascinantes, y está de más decir lo relevantes que son para nuestro mundo, por desgracia la mayoría de la gallá no tiene la más puta idea de ellos, y en su ignorancia pasa por alto hechos científicos reales, para en cambio comprar delirantes teorías apocalípticas del 2012.

Es por ello, que hoy quiero aportar mi visión del 2012, con una científicamente muy bien fundada teoría, pero igualmente delirante que el resto de la basura que circula por la web …o tal vez no… lea, investigue, y decida Ud.

La historia comienza así

A fines del verano de 1859, el astrónomo Richard Carrington se encontraba estudiando unas manchas solares en su observatorio privado. En ese momento, según su propio relato, sucedió un hecho sin precedentes: las manchas solares se convirtieron en una inmensa bola de fuego que sobresalía en la superficie del Sol (Eyección de Masa Coronal). Carrington, consciente de que estaba asistiendo a un suceso realmente notable, corrió a buscar a un testigo. Por desgracia, cuando regresó al observatorio la mancha incandescente casi había desaparecido. Unas horas después, un torbellino de plasma chocaba contra el campo magnético de la Tierra, lo que provocaría en los días sucesivos auroras boreales, con la peculiaridad de que pudieron observarse en latitudes nunca vistas y de que eran tan luminosas como para poder leer un libro en plena noche, según narran los escritos de la época.

Lo que Carrington vio fue una gran tormenta solar, la más potente registrada en la historia. Fue la interacción más violenta jamás registrada entre la actividad solar y la Tierra. El Sol emitió una inmensa llamarada, con una área de fulguración asociada que durante un minuto (aprox.) emitió el doble de energía de la que es habitual. Sólo diecisiete horas y cuarenta minutos después, la eyección llegó a la Tierra con partículas de carga magnética muy intensa. El campo magnético terrestre se deformó completamente y esto permitió la entrada de partículas solares hasta la alta atmósfera, dónde provocaron las auroras boreales antes mencionadas. Pero esta no fue la única consecuencia (aunque si la única bonita), pues la tormenta solar hizo que todas las líneas de telégrafo (inventado 16 años antes) de Norte América y Europa sufrieran cortocircuitos y hubiera numerosos incendios por ello. Pero vamos a lo que importa: en aquel entonces la sociedad del primer mundo no era tan dependiente de la electricidad como lo es ahora. ¿Qué sería de nosotros en la actualidad si volviera a ocurrir un fenómeno similar?

Según un estudio de la NASA las partículas procedentes del Sol inhabilitarían temporalmente la radio y el GPS, provocando bastantes accidentes aéreos. Pero esto no es ni por asomo lo más grave. La NASA indica que la variación brusca del campo magnético de la Tierra tiene un curioso efecto: toda la red eléctrica se convierte en un gigantesco generador, lo que a su vez provoca la fusión del núcleo de los trasformadores. Esta avería es imposible de reparar, y requiere cambiar los transformadores. Pero aquí viene el verdadero problema: si se han fundido la mayoría de los trasformadores del planeta y sólo hay un pequeño número en reserva. Habrá que construir transformadores nuevos. Y aquí viene el segundo problema: es evidente que es imposible fabricar un transformador eléctrico si no hay corriente eléctrica en ningún sitio para utilizar las herramientas necesarias. En definitiva la electricidad no volvería en bastante tiempo.

¿Se imaginan por un segundo lo que ocurrirá en la sociedad de hoy si se queda sin electricidad? Vamos a intentar hacer una aproximación:

La cosa empezaría posiblemente un día de primavera o de otoño, digamos, cerca del anochecer. Las luces de las auroras boreales (o australes) nos dejarían maravillados y saldríamos a la calle a contemplarlas. De repente, se va la luz. Improvisamos una cena a la luz de las velas, todavía encandilados con la belleza de las auroras boreales en el cielo.

A la mañana siguiente, el suministro eléctrico no se ha restablecido. Hay pocas noticias. La TV no funciona y la radio (de pilas) hace unos ruidos extraños. Por inercia nos empeñamos en ir a trabajar o a clases, lo que no resulta ser una buena idea: los semáforos están apagados y hay un taco de la puta madre. De todas maneras, sin luz, ni teléfono ni computadores, tampoco hay gran cosa que hacer ¿verdad?

Regresamos a nuestra casa (taco de nuevo) y la situación empieza a resultar irritante. Los alimentos en el refrigerador están empezando a estropearse. Y seguimos sin noticias. Las auroras boreales siguen ahí, pero ya no nos parecen tan bonitas. Se ven algunas columnas de humo negro en el horizonte; corren de rumores de que varios aviones se estrellaron la noche pasada pero como no hay noticias… Nos las arreglamos para preparar la comida utilizando una cocinilla de camping a gas.

Al día siguiente, los nervios están a flor de piel. Para colmo de males, tampoco hay agua. Sin electricidad, las bombas de la red de agua potable no funcionan, y cuando se acaban los depósitos estos no pueden rellenarse. No podemos ducharnos, ni lavar la ropa y… ¿qué vamos a beber?. La psicosis comienza a cundir entre la población que intenta abastecerse de víveres. No hay dinero, los Bancos están cerrados y los cajeros automáticos ya no funcionan. Decidimos ir al centro de la ciudad a ver si nos enteramos de algo, pero el estanque del auto está casi vacío. Al llegar al servicentro nos llevamos otro disgusto: se les ha acabado la bencina y tampoco llegan los camiones cisterna. Una pregunta recorre las mentes de todos: ¿Qué cresta está pasando?

Los hospitales y algunos edificios importantes disponen de generadores eléctricos y pueden seguir operando (al mínimo) durante unas 72 horas. Pasado este tiempo ¡adiós medicina moderna! Tampoco es posible mantener el suministro de alimentos o medicinas en las grandes ciudades. Las personas dependientes de medicamentos serán los primeros en tener un verdadero problema. Al cabo de tres días, una marea individuos asustados y confundidos sale de las ciudades ya completamente saqueadas, como una estampida en busca de bebida y comida.

Paradójicamente, los efectos serían mucho peores en países desarrollados situados en latitudes altas y comparativamente leves en sitios como Sudán o Nueva Guinea, donde miles de personas viven sin suministro eléctrico.

Game Over

Es cierto que no estamos preparados para un hecho así ¿Y cómo íbamos a estarlo? Es muy difícil que los gobiernos estén dispuestos a prevenir a la población de una catástrofe de esta magnitud, el pandemónium sería incontrolable. Mejor mantenerlos en la desinformación y la ignorancia hasta que el momento inevitable llegue. Las elites salvaran sus propios culos y dejarán al resto de la gallá abandonados a su suerte.

Si no me cree, piense, como reaccionaría Ud si le dicen que el mundo se acaba mañana?.

Saludos.

V

Yo defiendo a los homosexuales

13 enero 2011

Parto con una premisa muy simple y directa: nada tiene de malo que dos personas de un mismo sexo se amen.

Gracias a nuestra retrógrada y mojigata sociedad, y sus a cavernícolas habitantes, en shile los homosexuales han sufrido y todavía sufren una discriminación muy injusta. Yo los apoyo, y encuentro muy justas sus reivindicaciones.

Mi visión del tema

El amor –dicen- es una maravilla, y hay que celebrarlo siempre. Yo estoy a favor que las personas sean felices y vivan el amor. La vida es una aventura incompleta si uno no encuentra nunca el amor. Y el amor tiene muchas manifestaciones, siendo el amor homosexual una de ellas.

Pienso que el amor entre dos personas de un mismo sexo es tan legítimo y respetable como el amor heterosexual.

Algunos mandriles homofóbicos e ignorantes (y otros no tan ignorantes) insisten en condenar a los gays, los argumentos que usan suelen ser simplonerías vacías y estupideces de la siguiente calaña:

La homosexualidad es antinatural; ofende a Dios; constituye una enfermedad que debe ser curada; amenaza con destruir a las familias; no es una expresión de amor sino de lujuria pervertida; atenta contra la reproducción de la especie; y es una desviación moral inaceptable.

Todos esos argumentos son muy idiotas y dignos del coeficiente intelectual de un primate. Ser gay es perfectamente natural. Alguna gente nace así, lo natural es lo que ocurre sin forzar las cosas, en armonía con la naturaleza. Muchas personas desde pequeñas, sienten una atracción natural por otras personas de su mismo sexo. Eso ha ocurrido siempre y seguirá ocurriendo. Yo tengo amigos gays, he conversado con ellos, y muchos se han sentido gays desde niños, es decir, desde siempre.

Lo antinatural sería obligarlos a estar con una mujer, a violentar sus deseos, si las mujeres no les gustan, ¿por qué los vamos a forzar a acostarse con ellas o a vivir en absoluta castidad? Eso sería una crueldad, ellos también tienen derecho a ser felices y a llevar adelante su vida como les plazca, tal como lo hace Ud amable lector. Eso es lo natural.

Ser gay no ofende a Dios (o lo que Ud entienda como tal). La “santa” iglesia católica dice que la tendencia homosexual no es un pecado, pero que la práctica sí lo es. Es decir: que los gays deben reprimir su sexualidad y vivir en abstinencia.

Según una carta oficial del Papa, la homosexualidad “es una conducta intrínsecamente mala desde el punto de vista moral” y los actos homosexuales “no forman parte de una vida afectiva complementaria y sexualmente auténtica”. Con todo respeto, no estoy de acuerdo con su santidad. Acaso no se supone que Dios (si es que existe) quiere que seamos felices y vivamos el amor?. Si como suelen repetir majaderamente curas y creyentes: “Dios es amor”, y hay dos personas se aman y son felices siendo homosexuales, eso según la iglesia estaría fuera de “su” concepto “oficial” de “amor”? O acaso el amor que reconoce la iglesia es solo el heterosexual?. Dios ha creado también a los homosexuales, y ellos también tienen derecho a ser felices y amar a su manera.

Los gays no están enfermos. Hace ya mucho tiempo que los médicos dejaron de considerar a la homosexualidad como una enfermedad. No sabemos aun a ciencia cierta si las personas nacen homosexuales o se hacen homosexuales. Pero eso da igual. Lo importante es que existen personas gays y que ellas son felices así. ¿Por qué deberían cambiar? Eso es un disparate. Nadie debería cambiar su manera natural de ser, de vivir, de expresar el amor, siempre que así sea feliz y no le haga daño a nadie.

Que cambien los que tengan ganas de hacerlo!!, los que no se sientan cómodos con su tendencia homosexual, pero por favor, que esta sociedad represiva y mojigata deje de joder a los que son felices siendo homosexuales.

Ser gay no amenaza a las familias ni a nadie. Si tratamos a los homosexuales con respeto, ninguna familia se va a destruir. Lo que destruye a las familias es la mentira, la hipocresía, la duplicidad moral. Lo que hace daño es que los homosexuales se tengan que esconder bajo la máscara protectora de una familia heterosexual, sólo para salvar las apariencias, y que lleven una vida homosexual clandestina y avergonzada. Eso sí es inmoral y suele hacer daño. Pero que los homosexuales puedan vivir libres y felices, ¿qué daño hace a las familias heterosexuales? Ninguno.

Que aceptemos que los homosexuales existen y tienen derecho a ser felices no hará que más o menos personas sean gays. Ninguna persona heterosexual se va a convertir en gay sólo por tener amigos gays y tratarlos con respeto. No hay que tenerle miedo a la diversidad.

Los homosexuales no son pervertidos o promiscuos per sé. Hay gays pervertidos y promiscuos como también hay heterosexuales pervertidos y promiscuos. Ser homosexual no hace a una persona mejor o peor. Existen gays cultos, sensibles y entretenidos, como también hay gays ignorantes, vulgares y detestables. El hecho mismo de ser gay no define el contenido moral de una persona, su conducta y sus valores. Es perfectamente posible que una mujer o un hombre homosexual lleve una vida decente y admirable.

Nadie está condenado a ninguna perversión sólo por sentir deseos hacia una persona de su mismo sexo, así como nadie está a salvo de llevar una vida sexual impresentable sólo por sentir una atracción hacia el sexo opuesto. Pero por último, si una persona quiere tener una vida sexual muy activa y acostarse con mucha gente, es problema de ella. Eso no depende de su identidad sexual sino de su moral personal.

Un poco de respeto

La humanidad no va a desaparecer si aprendemos a tratar con respeto a los gays. Los heterosexuales continuaremos siendo la mayoría. La gallá seguirá teniendo hijos y el mundo seguirá girando.

Es absurdo pensar que si dejamos e discriminar y humillar a los homosexuales, si empezamos a tratarlos simplemente como a personas normales, a la larga todos nos vamos a convertir en gays y la especie se extinguirá en unas décadas.

Por último, ser gay no es inmoral. ¿En nombre de qué moral se condena la homosexualidad? Yo no acepto que mi sentido de la moral, de lo que está bien y lo que está mal, me lo dicten otras personas o instituciones con un inmenso tejado de vidrio como la iglesia católica.

Cada uno sabe, en el fondo de su conciencia, lo que está bien y lo que está mal. Y yo honestamente creo que es inmoral decirle a una persona homosexual que no puede expresar sus sentimientos libremente, que debe renunciar al amor, que debe vivir una vida amargada, reprimida, avergonzada.

Yo creo que es inmoral condenar a alguien a la infelicidad en nombre de una moral como la chilena, que se caracteriza por ser intolerante, con dobleces y cruel. Lo inmoral no es ser homosexual, lo inmoral es despreciar a los homosexuales y negarles la posibilidad de vivir su vida con los mismos derechos que un heterosexual común y corriente.

Por eso digo: apoyo el matrimonio homosexual. Si, dije MATRIMONIO, con todas sus letras, con todos sus derechos y con todos sus deberes.

Saludos.

V

El 2010

31 diciembre 2010

En la constante búsqueda de diferenciarme del mainstream, hoy le ofrezco al amable lector algo increíblemente novedoso, algo que nunca se ha hecho en ningún medio, esto es: un resumen del año que termina o terminó, eso según la fecha que Ud lea esta columna.

Para iniciar este ingenioso ejercicio retrospectivo, debemos partir recordando que por estas mismas fechas del 2009 hacíamos esta misma evaluación weona del año que se acababa de ir, y poníamos todas nuestras expectativas y buenos deseos en el incipiente 2010, año que finalmente –a mi juicio- resultó ser como el pico.

Terremoto: Cuando terminaban las vacaciones y la gallá se preparaba para afrontar el poco querido mes de marzo, la naturaleza se encargó de recordarnos quien manda. En un sismo 8.8 y en un posterior tsunami (no “tusunami” ni “maremoto”) buena parte de chile se vino abajo o se inundó. Como si los efectos de la “pachamama” no hubiesen sido suficientes, para incrementar el problema el gobierno entonces liderado por Michelle Bachelet se prodigó en darnos una de las más acabadas demostraciones de ineficacia e incompetencia del último tiempo. El resto del cagazo, vino por parte de la gallá en general, quienes haciendo gala de una reacción de hijos de un container lleno de putas, se dedicaron a saquear y vandalizar lo que estuviese a su alcance. Los privados tampoco lo hicieron mucho mejor, basta recordar como funcionaron las comunicaciones y como edificios nuevos terminaron en el suelo, o con severos daños por deficiencias en su construcción.

Cambio de mando: En medio de fuertes réplicas del terremoto que dejaron a no pocos invitados con ganas de apretar cachete, asumió el Presidente-Inversionista y su “gobierno de excelencia”. Desde ese día en Marzo hemos visto al presidente más mediático, condoriento (al punto de instaurar las “Piñericosas”) y poco querible del último tiempo. De su gestión ya me he referido en otras columnas.

Paros y huelgas por doquier: Como ya es tradición en este país en donde cualquier primate se siente con el derecho de salir a la calle a reclamar (normalmente terminando en incidentes y violencia) hasta porque sale el sol en la mañana. El 2010 no fue la excepción, a los ya irritantemente repetitivos paros y/o movilizaciones de la ANEF, los profes, la CUT, la salud entre otros, este año se sumó el estallido del conflicto mapuche, que si bien es de otro pelaje y tiene otra profundidad, en lo material, terminó manifestándose igual como suelen hacerlo las famosas “reivindicaciones” en Chile: con palos y piedras.

La “fuerza” de las redes sociales: Este año se levantó un mito tan inmenso como equivocado, esto es el supuesto “poder ciudadano” que tendrían las redes sociales. No pocos son los ingenuos que a partir del capítulo de la termoeléctrica Barrancones, la reciente renuncia de Ximena Ossandón, y par de episodios mas, de verdad creen y sienten que tienen el poder de cambiar el curso macro de las cosas en 140 caracteres. Simplemente absurdo, es descerebrado creer que una manada (o rebaño) organizando pseudo-revoluciones vía Web cómodamente sentados frente a su PC o su Smartphone, puedan movilizar algo más que simple vociferación y despotrique virtual, cosas que poca consistencia tienen en el mundo real, sino vean el caso de Segovia y la ANFP, ahí ha servido de algo este cómodo y flojo nuevo “ciudadano virtual”?

La roja de todos: Chile fue al mundial, hacía 14 años que no estábamos en uno, las expectativas, como suele suceder con el tropical y bilopar hincha pelotero, eran irrealistas y desmesuradamente altas, no faltaban los mandriles que juraban que Chile iba a ser campeón, bueno, la realidad golpeo inmisericórdemente y la selección quedó eliminada exactamente en la misma instancia que la del pelao Acosta, quien con 3 piscolas y 2 asados llegó donde mismo, y con un costo monetario 5 veces menor.

El nuevo santo del país “San Bielsa” demostró que, o bien es muy humano y se equivoca, o que es muy porfiado y no escucha. Desde la convocatoria de jugadores lesionados o en proceso de recuperación, hasta fallas en las alineaciones y la ubicación de jugadores, el intocable Bielsa se dio notorios patinazos y porrazos en su gestión durante el mundial. Finalmente el hincha encontró que la actuación había sido digna, se olvidó de la tontera de ser campeón, y como suele ocurrir se conformó nuevamente con el “triunfo moral”.

Los mineros: Este hecho da para mucho, pero en pocas palabras lo resumiré como: un accidente que refleja que en muchos aspectos no somos mas que simplemente un país subdesarrollado con aires de grandeza, contrastado con un posterior rescate, en lo técnico y lo logístico, digno de una potencia mundial. Todo esto matizado con una irritante y masiva cobertura mediática a nivel de reality, generada por la demanda de la misma gallá que criticaba esta sobreexposición.

El Bicentenario que no era: Este año la clase política y los líderes de este país se engrupieron a medio chile con la tonterita del Bicentenario, mentira que el chileno normalmente poco informado y gozador compró enterita y sirvió de excusa perfecta para comerse dos asaditos más, y tomarse otros tantos copetitos como una meritoria forma de “hacer patria”. Ya verán que el 2018 nuevamente tendrán todo este mismo circo armado para celebrar nuevamente el “bicentenario” raro no?

Se quemó la cárcel: La conmoción duró menos que un peo en un canasto, y es que en general, la sensibilidad que genera la muerte de reos en la sociedad (los cuales obviamente no están encarcelados por ser precisamente un aporte a la sociedad), es muy baja o casi inexistente.

Son otros, son “los malos”, están lejos de mi realidad, suelen ser las reflexiones que la gallá hace respecto de ellos hasta el punto que, digámoslo derechamente, se llega a considerar que sus vidas no importan tanto, que valen menos que la de una persona “normal”.

Cierre de año

Sin duda debe haber otros hechos que se me quedaron en el tintero, pero estos son de los que me acuerdo, si el amable lector considera que algo me faltó… mala cuea no más!!!.

Saludos.

V

Teletón: la solidaridad televisada

10 diciembre 2010

Mirando en retrospectiva este mal llamado “año del bicentenario” que ya casi terminaba, no quedaba más que concluir que realmente ha sido un año como las pelotas en materia de desastres y tragedias. Todos, desde la burguesía hasta el proletariado sentían que faltaba algo, un gran hito que volviera a levantar la moral de la gallá que habita esta pintoresca comarca.

Así pues como caída del cielo, llegó la fecha de la Teletón, y con ella la restitución del orgullo patrio. 19.000 millones de pesos costó la gracia, pero el costo monetario no es el único involucrado en estas “27 horas de amorsh”.

Las apariencias engañan

La famosa y repetitiva perorata de la supuesta “solidaridad chilena” debe ser uno de los mitos más arraigados en el inconciente colectivo nacional, y campañas como la Teletón le otorgan a esta creencia popular, una base tan sólida y duradera como los años de vida que le quedan a Mario Kreutzberger.

A nivel de masas la Teletón erróneamente pareciera ser la obra de un solo hombre, por el cual una fundación completa vive o sobrevive.

“Televisivamente la Teletón es Don Francisco” postulan algunos visionarios, como cachando que cuando nuestro cabezón filántropo ya no esté, toda la gran solidaridad shilena se irá derechito a las pailas.

Muchos postulan que no es pega de la gente, por medio de una colecta, mantener fundaciones de este tipo, y que debiera ser el Estado quien las financie. Pero no seamos ciegos, en chile existen muchas otras instituciones similares a la Teletón (pero con menos prensa) que realizan labores igual de importantes.

Con esa lógica entonces como se discrimina qué fundaciones merecen ser mantenidas por “Papá Estado” y cuales no? Obviamente en un país como chile, con cientos de otras necesidades, la plata del Estado tampoco alcanzaría para mantenerlas a todas.

Esto nos lleva irremediablemente a la conclusión que “Papá Estado” si bien puede y debe aportar, es absurdo pretender que financie por completo tanto a la Teletón, como a los otros cientos de fundaciones que también realizan importantes trabajos sociales y de rehabilitación.

Del empresariado mejor ni hablemos, ellos solamente estarán presentes, y normalmente a cuentagotas, si existe algún rédito que amerite el entregar, con la máxima fanfarria posible, sus aportes al por menor, provenientes de sus ítems de “responsabilidad social empresarial”, sin olvidar por cierto el posterior uso de su respectivo beneficio tributario por tan magnifica obra de filantropía.

Entonces?

Simple, no queda más que seguir poniéndose como sociedad cuantas veces sea necesario. Pero acá es donde vienen mis problemas con la Teletón, si bien no discuto el fondo del asunto (una importante labor de rehabilitación), no comparto para nada la forma en que se lleva a cabo televisivamente.

Temporada de circo

Seamos claros, fundaciones como la Teletón son obras importantes para la sociedad, pero el circo mediático que la rodea es por momentos vomitivo.

El show televisivo que acompaña el proceso de recolección de plata es simplemente patético. Está repleto de figurones “rostros de TV” que con sus lagrimas de cocodrilo transmitidas en alta definición, estrujan los testimonios de personas minusválidas “invitadas” a mostrar y contar sus a menudo trágicas historias, con el único propósito de sensibilizar al idiotizado espectador que requiere altas dosis de morbo para desplazar su humanidad al banco, y meterse la mano al bolsillo.

De verdad es necesario que la maquinaria televisiva que hay tras el evento, nos tenga que mostrar en un cerrado primer plano a un niño sin brazos ni piernas literalmente tirado en el suelo?

Es razonable manipular de esa manera tan burda la sensibilidad de la gallá?

Que hay de la dignidad de las personas minusválidas que son los protagonistas de estas historias?, de los que son utilizados como fuente del material que usan para manipular al televidente.

Es curioso que el mismo show televisivo que, aparte de plata, exige dignidad para los minusválidos, sea el mismo que no dude en mancillarla de acuerdo a su conveniencia.

Principalmente a través de estos medios (además del majadero “levántate papito”), el show televisivo de la Teletón juega a extorsionar al televidente para hacerlo sentir que si no dona plata, es el hijo de puta más grande del planeta. 

Por otra parte, si realmente la sociedad shilena requiere de todos estos perversos “incentivos” para motivarse a ejecutar el simple acto de dar plata, creo que todos necesitarían terapia psiquiatrica urgentemente.

Palabras al cierre

Al final de cada campaña el sentimiento de “misión cumplida” embarga a todo un país, y lo hace obviar u olvidar los cuestionables métodos utilizados para llegar a ese objetivo, pienso que acá es donde valdría la pena pensar y preguntarse, qué pasará cuando Mario Kreutzberger, quien ha sido (erróneamente a mi juicio) la encarnación de esta campaña ya no esté? Esto la condenará a un inevitable fracaso?.

Que pasará cuando esta espiral de manipulación emocional utilizada ya no sea suficiente? Cuando la gente ya esté lo suficientemente mal acostumbrada a ver historias penosas, de manera tal que estas ya no lo sensibilicen.  

Y finalmente –a mi juicio- la pregunta más honesta e importante de todas: Está bien que sigamos llamando a todo este espectáculo lastimero, un “acto solidario”?.

Saludos.

V

Pelota, pelotera, peloteo, pelotudez

24 noviembre 2010

Ohhh, Bielsa no se va, no se va, no se va, Bielsa no se va… gritaba a todo pulmón el energúmeno del tablón, al mismo tiempo que no escatimaba en un infinito popurrí de puteadas para el villano de turno (y de moda): Jorge Segovia.

En efecto, hoy en día Segovia debe ser uno de los personajes más impopulares en nuestra delirante comarca, culpable de que se vaya aquel dios caído del cielo llamado Marcelo Bielsa, culpable que se vaya aquel maravilloso ser llamado Harold Mayne Nicholls (mejor conocido por la gallá como “El Jarol”), y de paso también culpable por el calentamiento global, la crisis financiera mundial, y de quién también se sospecha, es el verdadero causante del quiebre en la relación entre Kenita Larraín y Luis Miguel.

Dejémonos de tonteras! seamos claros, los medios de comunicación una vez más –como suele ocurrir frecuentemente en shile- en conjunto con un puñado de “caballeros encorbatados” amantes del poder por el poder, se han encargado de azuzar, con sus verdades a medias y reflexiones incompletas, a aquella masa humana llamada “hincha”, la cual nunca se ha caracterizado por ser muy brillante intelectualmente.

El resultado? Una manada de giles vociferando a modo de “protesta” fuera de la ANFP, redactando cartas al director en cada piojento diario (cual más interesado que otro), y despotricando fútilmente por las redes sociales, opinando y elaborando desde su verdad a medias, pintorescas teorías de conspiración basadas en miradas simplonas de los hechos, afirmando livianamente que los que sacan a sus nuevos dioses paganos (Bielsa y Mayne Nicholls) son todos unos ladrones y sinvergüenzas, y así una interminable y variopinta sinfonía de leseras, cual más descerebrada que otra.

No hay héroes ni villanos, solo sospechosos

Es curioso que el tan resaltado – y supuesto- espíritu “democrático” del shileno, tienda a desaparecer instantáneamente cuando el resultado obtenido no es el esperado, vamos por parte.

Lo que ocurrió en la ANFP fue una elección GREMIAL, no POPULAR, y eso es lo correcto, pues con el advenimiento de las sociedades anónimas, el fútbol terminó de visibilizar simplemente lo que desde hace rato es: un negocio.

En ese contexto, siendo el fútbol un negocio que en lo estructural no es diferente a cualquier otra empresa, es razonable exigir que el hincha tenga alguna vela en este entierro? Yo creo que no, pues lo razonable es que participen solo quienes son los dueños del negocio, y no la familia “Miranda”.

Ya sé, ya sé, acá es donde los dogmáticos salen con la cantaleta de que es el “hincha” el que sostiene el fútbol (o el negocio, como Ud prefiera). Pero fíjese que el fútbol es en esencia un espectáculo de entretención, como también lo es el cine o el teatro, en ese contexto, acaso alguien pretendería influir en la elección del Gerente General del cine, por el mero hecho de ser quien paga una entrada? Absurdo.

También se debe reflexionar –práctica en vías de extinción en shile- en los motivos por los cuales una dirección aparentemente exitosa como la de Mayne Nicholls, pierde una elección que se suponía ganaría tranquilamente. Y aquí está el punto!, mucho se ha dicho respecto del carácter personalista, soberbio y hasta cierto punto altanero de Mayne Nicholls, así como también de la falta de dialogo que tenía con los clubes, de hecho se sabe que le fue ofrecida una lista de consenso para quedar todos felices, la cual rechazó de muy mala manera. A eso agreguemos que, si bien a nivel de selección la cosa caminaba bien, a nivel de campeonato nacional su gestión tuvo bastantes falencias que eran criticadas al interior de la ANFP. Esto sumado a sus constantes ausencias debido frecuentes viajes por su trabajo en la FIFA, terminó aburriendo a los clubes, los cuales legítimamente decidieron levantar una lista opositora, la cual finalmente ganó.

Contrario a lo que la desinformada gallá cree, las platas del CDF tampoco son el gran botín en disputa por parte de los opositores de Mayne Nicholls, sepan que la metodología de distribución se acordó en Abril de este año y entra en vigencia a partir del 2011, es decir, la nueva directiva de Segovia no tiene pito que tocar en este ámbito.

El factor Bielsa ha sido tal vez lo que más ha calado en el público, desde hace mucho se supo que la permanencia de Bielsa estaba supeditada a la reelección de Mayne Nicholls, punto que me encantaría me explicaran racionalmente y con mejores argumentos que los hasta ahora dados por Bielsa respecto de por qué debe ser así. En su monólogo de 2H y 18Min Bielsa dice que no puede trabajar con Segovia, y da a mi juicio un muy mal argumento (caso Estévez) poniendo mucha presión pública sobre la elección.

Creo que la actitud de Bielsa en todo este circo raya entre lo que algunos han denominado casi levitando como: “respeto a sus principios” (cuales? Me gustaría que los dijera), y simple y vulgar prejuicio e ideologización. Si supuestamente como afirma el desilustrado tablón futbolero, Bielsa considera a Segovia una persona digna de sospecha en su honorabilidad, explíquenme entonces como cresta no tuvo ningún problema para trabajar durante años con Grondona en Argentina, personaje por decir lo menos, turbio.

Finalmente tengan clarito que a Bielsa no lo echaron, él solito decidió irse. Por ello culpar a Segovia o a cualquier otro por la partida del DT me parece una colosal burrada.

Piensen!

Lo que he planteado puede ser súper impopular, pero muy bien fundado racionalmente, piense por sí mismo y dése cuenta de las cosas, la reciente tinterillada hecha por la directiva de Mayne Nicholls para destituir a Segovia, pasándose por el orto una elección democrática y el estudio jurídico que ellos mismo encargaron, da cuenta que el santo Harold, no es muy distinto de los dirigentes de antaño hambrientos de poder y pegados con poxipol al sillón presidencial de Quilín. Recuerden antes de putear, que en la era “choco-panda” todos veían a las S.A. como los salvadores del amateurismo y la frescura de raja de múltiples dirigentes que se llevaban la plata para la casa, de hecho Mayne Nicholls le gana la elección a Reinaldo Sánchez apoyado por los mismos que hoy lo sacaron de la ANFP.

La directiva de Mayne Nicholls hoy patalea por el famoso artículo 164 que inhabilita a Segovia (y a un montón más, incluso de la propia lista de Mayne Nicholls), pero resulta que ellos mismos sabían de la existencia de dicho artículo antes de la elección y no hicieron nada, es más, aprobaron la lista de Segovia afirmando vía mail que cumplían con los requisitos para presentar su candidatura, entonces por qué cresta lloran y hacen el escándalo ahora? Piénsenlo ustedes mismos…

Respecto al llamado que algunos hacen, invitando a la masa a manifestarse y meter la cuchara como “sociedad”, me parece un total despropósito, chancho en misa. Toda esa tontera nace debido al erróneo concepto que le han metido a la gallá en la cabeza, respecto que el fútbol sería un “bien social”, desconociendo y omitiendo una verdad del porte de un estadio: que el fútbol no es más que es un simple y absolutamente legítimo negocio propiedad de unos pocos. Les guste o no les guste, es la realidad.

Saludos.

V

Chilean way o chilean buey?

8 noviembre 2010

Luego de estar absolutamente bombardeados por el reality minero, en lo que tal vez fue la más grande transmisión en cadena nacional después de la Teletón, una de las cosas que nos quedó fue la frasecita siútica “Made in USA” con la que titulo esta columna (Chilean way), la cual aunque trató de ser torpe e insistentemente potenciada por Piñera al nivel de pretender hacerla una suerte de “slogan país”, en la gallá común y corriente no hace más que causar risa y trasformarse en material de hueveo producto de lo pretenciosa y rimbombante que resulta, pues Ud. Amable lector sabrá igual que yo, lo que realmente significa en este país hacer las cosas “a la Chilena”.

Gracias a los medios, terminamos todos apestados con los 33

Más que un rescate, una épica –un canto a la vida diría el fallecido Julito Martínez-, el hecho cierto es que la fatalidad que experimentamos al ver sepultados a 33 mineros, no hace más que recordarnos lo penca de nuestra capacidad de fiscalización, y lo criminal de las condiciones laborales bajo la cual gran cantidad de empresas funcionan a diario.

Lo que vimos fue lo peor y lo mejor de chile, fuimos testigos de un accidente digno de país subdesarrollado, de nación bananera, para a continuación presenciar un rescate a nivel de potencia mundial, de país del primer mundo. Todo convenientemente televisado en directo y con toda la parafernalia correspondiente.

Los medios lograron transformar una desgracia potencialmente fatal, en un show televisivo no muy diferente a un matinal o un reality, todo para satisfacer al voraz y esquizoide telespectador ávido de consumir todo lo que les entregaran respecto de los mineros como si se tratase de una película de Hollywood. Aquí es donde yo me pregunto: son los medios los oportunistas o son los telespectadores los esquizofrénicos que están dispuestos a consumir toda esa basura?, es culpa del chancho, o del que le da el afrecho?, los medios hubiesen transmitido todas las horas que transmitieron si no hubiese existido una gran cantidad de giles pegados a la tele?

Luego, con la salida de los mineros vino el mercado mediático en todo su esplendor, cada minero tenía un precio diferenciado, todos fueron clasificados como simples productos de acuerdo a su nivel de relevancia en esta historia. Así fue como los canales de TV mojigatamente enviaron a sus “rostros” a abogar en cámara a que los dejasen tranquilos para que pudieran descansar, mientras al mismo tiempo movían salvajemente a sus equipos de producción para lograr, chequera en mano, la exclusiva en lo que era una carrera histérica por ser los primeros dar el golpe supuestamente “noticioso”.

De este modo los medios terminaron borrando las singularidades de los mineros para caer en los odiosos y simplones estereotipos, se les comenzó a identificar como “el líder”, “el infiel”, “el futbolista”, “el animador”. Así fue como en vez de hombres comunes y corrientes, con virtudes y defectos, grandezas y miserias, terminaron convertidos en una extraña y delirante mezcla de héroes y santos, cuando en realidad solo eran supervivientes.

El acto final de esta historia mediática aun no lo vemos, ya algunos de los 33 han presentado conductas que a lo menos denotan una condición de sanidad mental sospechosa (recuerden que uno terminó bañándose en pelota en la playa para la tele).

Los medios profitaron de los mineros mientras estaban atrapados, luego, una vez que salieron de la mina, fueron los mineros los que profitaron de los medios facturando a manos llenas a cambio de contar sus historias.

En síntesis creo que los medios y la sociedad entera crearon un monstruo con los mineros, el problema es que luego de estrujarlos mediáticamente –convenientemente pagados-, luego de invitaciones, viajes y camisetas de equipos de fútbol, poco a poco los mineros comenzarán –como ya se está viendo- a ser olvidados, su historia ya no será atractiva en los noticiarios ni en los diarios, y los mismos mineros que eran perseguidos y adulados por un séquito de productores de TV para conseguir la exclusiva, hoy serán despreciados y dejados de lado en nombre del rating, rating que Uds mismos ayudaron a construir.

El gobierno

Acá el tema es mucho más simple, acá a diferencia de la TV no hay ley de oferta y demanda, solo preocupación por la imagen y la popularidad, y aunque lo antes señalado al amable lector le pueda sonar perverso, fíjese que en política es obscenamente legítimo.

Mucho se criticó a Piñera por su excesiva figuración mediática en el rescate y por supuestas manipulaciones en los timming del proceso. Pero más allá de odiosidades particulares hacia el Presidente-Inversionista, seamos objetivos y miremos un par de hechos de la causa.

1-     Cuando todos los “expertos” vociferaban que las posibilidades de que los mineros estuviesen vivos eran casi nulas, Piñera porfiadamente insistió en embarcarse en un rescate a gran escala –y no un rescate solo “por cumplir”- contraviniendo la opinión de juristas y asesores que le advertían que si inmiscuía al Estado en el rescate de un accidente en una empresa privada, y este salía mal, se exponía a millonarias querellas contra el Estado de Chile.

2-     Es obvio que este tipo de situaciones, cuando son exitosas, son aprovechadas y estrujadas al máximo por la clase política, indistintamente de qué lado o color sean. O acaso alguien se atrevería a sostener que la Concertación en lugar de Piñera no habría hecho exactamente lo mismo en materia de aprovechamiento mediático del rescate?

Mi reflexión final

Algunos consideran que todo esto fue un éxito que hay que ensalzar, yo discrepo, pienso que fue un accidente trágico que refleja una realidad común a muchos sectores productivos que funcionan bajo la más absoluta precariedad en todo sentido, pero que no salen en cadena nacional en directo para todo el país y el extranjero. En esta ocasión tuvimos suerte y se rescató a los mineros con vida, pero ojo con nublarse, aquí yo no veo ningún éxito, solo veo un accidente producto de la irresponsabilidad criminal de privados y fiscalizadores. Tuvimos la capacidad de resolverlo bien, pero solo eso, no olvidemos que solo se salió bien del paso, pero el problema de fondo está lejos de solucionarse.

Saludos.

V